€0,00

No hay productos en el carrito.

martes, 23 julio 2024

Publicidad

€0,00

No hay productos en el carrito.

InicioEntrevistas“Siempre digo que en el mar no hay paro, el sector náutico...

“Siempre digo que en el mar no hay paro, el sector náutico está en un auge claro”

Javier Molina Lamothe es un miembro activo de la directiva del Real Club Marítimo de Sotogrande (RCMS) además de ser fotógrafo náutico

Javier Molina Lamothe es un fotógrafo náutico, docente e instructor especializado en navegación de altura. Instructor de la ISAF que es la Federación Internacional de Vela, ha dedicado su carrera a compartir conocimientos en el ámbito marítimo. Además de su labor como instructor, también destaca como guionista especializado en temas náuticos. Miembro activo de la directiva del Real Club Marítimo de Sotogrande (RCMS), ha desempeñado roles importantes como regatista y en la formación de tripulaciones para regata.

Javier Molina Lamothe, además, demuestra habilidades como restaurador de barcos clásicos, habiendo restaurado diversas embarcaciones, incluyendo aquellas con una rica historia que abarca desde 1940 hasta 1976. Su enfoque abarcador y experiencia en diversos aspectos del ámbito náutico le han valido reconocimiento en la comunidad marítima.

¿Cómo inició su interés en la fotografía náutica y en la enseñanza de la navegación?

La fotografía siempre estuvo en mi vida desde pequeño. Comencé trabajando como ayudante de iluminación en el mundo de los rodajes y terminé como director de fotografía. Después vinieron varios documentales e infinidad de trabajos para publicidad y televisión. Mi unión con Málaga por mis padres y la afición al mar se inicio en época muy temprana. Quizá lo que mas me gustaba era reparar y visitar tiendas de efectos navales. Tras dirigir una serie en Canal Sur sobre el mar y varios documentales escritos por mi -de temas náuticos la mayoría para el Ministerio de Defensa-, lo siguiente fue empezar a formar a gente primero, para las titulaciones náuticas y luego después para seguridad en regatas de altura.

Como instructor de la ISAF, ¿qué aspectos considera fundamentales para la formación en seguridad de los tripulantes en regata de altura?

Creo que hay que tener la cabeza fría ante una emergencia. Con estos cursos se trata de crear protocolos ante diversos posibles sucesos como hundimiento, incendio, vía de agua, etc., y se trata de hacer ver a los participantes qué puede pasar ante una de estas situaciones y la forma de salir con el menor daño posible.

Los cursos para la obtención de las titulaciones náuticas en España son un poco laxas en estas materias tan importantes. De un tiempo a esta parte las tripulaciones que participa en esta regatas, han de estar formadas en su mayoría y tener este certificado de supervivencia en la mar.

¿Cómo describiría la evolución de los cursos de patrón de barco a lo largo de su experiencia como docente?

Los cursos actualmente han bajado mucho en cuanto a sus exigencias. Los exámenes en España son meramente recaudatorios y son una criba mas que una prueba para saber los conocimientos. Ya os decía que para la seguridad que es lo mas importante, exigen pocas prácticas y, en mucho casos, ni se hacen. España es el sistema para obtener títulos mas complicado de la Union Europea y no por ello los que obtienen mejores resultados con respecto a seguridad. El sistema inglés es mucho mas práctico en el sentido amplio de la palabra.

¿Cuál es su opinión sobre el futuro del sector náutico y las oportunidades que se presentan para los nuevos patrones de barco?

Siempre digo que en el mar no hay paro. El sector náutico está en un auge claro. Son cada vez más los puertos deportivos existentes y los aficionados armadores de embarcaciones de distintas esloras. Esto hace un flujo continuo e incesante de trabajo para todos los que nos movemos en este ámbito. Compras, ventas, reparaciones, titulaciones, documentación etc. El que quiere trabajar lo consigue en este mundo del mar.

Como miembro de la directiva del Real Club Marítimo Sotogrande (RCMS), ¿cómo contribuye a fomentar la participación y el interés en actividades náuticas?

Llevo muchos años en el club, primero como socio, después como encargado de comunicación y después como integrante de la junta directiva. Mi interés siempre ha sido el de acercar al amplio público al sector e intentar romper el tópico de que la náutica es para ricos. Hay muchas formas de participar en este mundo sin tener que ser adinerado y propietario de un gran barco. Los propietarios de esos barcos siempre andan buscando ayuda para poder navegar y son muchos los que aprovechan estas circunstancias para acceder a la navegación. La escuela del RCMS es un buen punto de partida no solo para niños sino para adultos que deseen aprender a navegar. Hay embarcaciones del club que pueden ser alquiladas por módicos precios una vez adquiridos los conocimientos y práctica básica para garantizar la seguridad de navegantes y embarcaciones.

¿Qué desafíos ha enfrentado como regatista y cómo estos han influido en su perspectiva sobre la navegación deportiva? ¿Cómo influye la calidad de los puertos deportivos en la elección de destinos para participar en competiciones náuticas?

Dentro del mundo de las regatas comencé con cruceros por los años 90 y después de varias temporadas navegando en el Puerto de Santa Maria, decidí pasar a la acción y me compré mi primer barco, un Hobie Cat 16 que me dio muchas alegrías y con el que hice varios campeonatos. Después volví al mundo crucero con algún que otro consorcio, y actualmente he estado navegando con un barco con base en Puerto Sotogrande con una tripulación formada por mi.

En su experiencia como regatista, ¿cómo ha impactado la Economía Azul en las actividades y proyectos de la institución?

Yo creo que está en la conciencia de todos preservar y divulgar la importancia de cuidar el medio en el que desarrollamos nuestra actividad. Cada vez los regatistas son mas conscientes de que hay que ser limpios con el medio ambiente e incluso tratar de mejorarlo siempre en la medida de nuestras posibilidades.

¿Cuál es su visión sobre la sostenibilidad en los puertos deportivos y cómo puede contribuir a un enfoque más ecológico en la navegación?

Hay muchas formas de contribuir. La primera sería advertir a las autoridades de cualquier transgresión de MARPOL por parte de otras embarcaciones. Hay que recordar que MARPOL es la abreviación de “polución marina” amparado por el Convenio Internacional para Prevenir la Contaminación por los Buques. Después, uno mismo ha de poner medidas para garantizar que nuestra embarcaciones no pongan en peligro el ecosistema. Un ejemplo es en la aplicación de pinturas respetuosas con el medio o en la utilización de materiales inocuos y sostenibles en su fabricación. 

¿Cuáles son, desde su perspectiva, los cambios más significativos que ha observado en la gestión de puertos deportivos a lo largo de los años?

En general todo se ha modernizado. Como he dicho antes, ha crecido el número de amarres deportivos con lo cual el uso de los puertos ha ido creciendo en embarcaciones deportivas y recreativas, y bajando en barcos de pesca y otro tipo de embarcaciones que quizá eran menos cuidadosos de los puertos e infraestructuras en general. 

¿Cuál es su opinión sobre la integración de tecnologías modernas en la administración de puertos deportivos para mejorar eficiencia y servicios?

Fundamental y necesaria. Seria absurdo obviar los avances tecnológicos no sólo para la administración de los puertos, sino para todo lo que es seguridad y prevención. Partes, meteo, localizadores Ais, etc.

En el contexto actual, ¿cómo ve el papel de los puertos deportivos en la promoción del turismo náutico y el desarrollo económico local?

De vital importancia. Yo recuerdo cuando hace años en mis viajes miraba con admiración como en todas las ciudades costeras el lugar de reunión era en torno a los puertos. Creándose zonas comerciales, zonas de restauración e innumerables atracciones para el disfrute de los visitantes. Creo que esto ya ha llegado a España y los puertos deportivos no solo es un lugar donde “aparcar” barcos, sino que se han convertido en lugares de ocio con la belleza que producen como “background” las embarcaciones alineadas y bien limpias y pertrechadas así como sus muelles limpios y ordenados.

¿Qué importancia otorga a la accesibilidad en los puertos deportivos y cómo cree que esto puede afectar la participación en actividades náuticas?

La accesibilidad es como todo en esta vida moderna. No hay parkings si todos queremos llegar a los meollos en el coche propio. Habría que educar a la gente que aparcar a 10 minutos de los lugares de ocio es incluso saludable. Así dejarían una mejor accesibilidad a los que por h o por b necesitamos llegar con nuestro coche a descargar a los puertos, cuya principal función es albergar embarcaciones que han de ser cargadas de velas, comida, etc., y que es necesario poderlas acercar con un vehículo casi siempre.

Como restaurador de barcos clásicos, ¿cómo equilibra la preservación histórica con las demandas tecnológicas actuales en las embarcaciones?.

Hay de todo en la viña del señor. De hecho, hay frikis de la tecnología que quieren llevar los últimos adelantos en sus embarcaciones. Y existimos también los románticos que disfrutamos viendo y navegando con barcos que en su concepción no pensaron ni en motores, sino en un barquito de remos que los remolcara y que una vez fuera de puerto, abrieran sus velas y comenzaran a navegar de verdad y no como si jugaras a la Playstation.

En su experiencia, ¿cómo ha observado la influencia de la innovación y la tecnología en la restauración de barcos clásicos?

Pues nos ha facilitado mucho la verdad, desde la elaboración de presupuestos ya que hay programas hoy en día para todo, como por ejemplo hay un software que te permite saber la cantidad de madera necesaria en una reconstrucción incluso contando con la merma que se produce con los cortes, hasta para el cálculo de resistencia de los materiales y un sinfín de datos que antes solo podía calcular el carpintero de ribera con muchos años de experiencia.

¿Cuál es su opinión sobre la participación femenina en actividades náuticas y en cursos de patrón de barco?

Qué pregunta… Actualmente gracias a Dios estamos en absoluta igualdad en el ámbito marítimo. Es más, los armadores en muchos casos prefieren capitanas en vez de capitanes, siendo estas creciente en número y en experiencia a lo largo de estos últimos años.

¿Cuáles considera que son los principales retos y oportunidades para aquellos que desean emprender una carrera en el ámbito náutico?

A nivel de retos, el de la curiosidad para tener fuerzas para estudiar y avanzar en los conocimientos necesarios. Un patrón ha de saber un poco de cada oficio que afecta a su embarcación para poder salir airoso de cualquier situación. Animo a los chavales y no tan chavales que quieran poder trabajar en este mundo, a que se acerquen a los centros náuticos y se esfuercen en poder participar y empezar a adquirir conocimientos para después reforzarlos con estudios más reglados para llegar a ser algún día capitanes de fortuna.

NOTICIAS SIMILARES

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Publicidad.

Noticias Destacadas

Otras noticias