€0,00

No hay productos en el carrito.

domingo, 26 mayo 2024

Publicidad

€0,00

No hay productos en el carrito.

InicioEconomía AzulLa Economía Azul de la Costa Brava tiene un impacto de 561,16...

La Economía Azul de la Costa Brava tiene un impacto de 561,16 millones de euros

El Estudio Náutico analiza todos los sectores vinculados al mar donde la gran parte de esta riqueza lo aportan las náuticas, los clubes y la gestión de boyas

Las Cámaras de Comerio Ports de la Generalitat, l’ACPET y CORVE han evaluado el impacto de la náutica y otras actividades derivadas entre Blanes y Portbou durante el 2021. El Estudio Náutico sobre el Impacto Socioeconómico de la Economía Azul de la Costa Brava recoge que la Economía Azul en la costa Brava tiene un impacto de 561.16 millones de euros y genera más de 7.000 lugares de trabajo analizando todos los sectores vinculados al mar. Gran parte de esta riqueza lo aportan las náuticas, los clubes y la gestión de boyas.

El estudio pone el foco en aquellos sectores económicos de la Costa Brava que miran hacia el mar; es decir, lo que se conoce como Economía Azul. Se basa en datos del 2021 –donde el turismo todavía sufría los efectos de la covid– y analizando qué impacto económico, tanto directo como indirecto, generan actividades tan diversas como la pesca, los astilleros, la náutica -comercio, reparación y alquiler de embarcaciones-, la restauración -solo la que hay dentro de los puertos o clubes- o el turismo -incluyendo por ejemplo, los centros de submarinismo-. El informe, pero, más allá de las cifras también pone deberes y plantea retos. Entre estos, dice que la Costa Brava tiene peligro de “sobreempleo y colapso” y alerta que entre quienes alquilan embarcaciones hay gente “con poca formación náutica”.

Precisamente el director general de Ports de la Generalitat, Pere Vila, ha admitido que habrá que endurecer la ley para evitar “casos flagrantes” de incumplimientos entre quienes salen en barca “sin titulación ni experiencia”.

De norte a sur de la Costa Brava, el informe recoge que el año pasado la Economía Azul generó un impacto económico de 561,16 millones de euros. Una cantidad que, de hecho, se reparten casi a partes iguales entre el impacto directo, unos 275.29 millones de euros y todas aquellas empresas y lugares de trabajo que, de manera indirecta, también viven de todos estos sectores.

El estudio también evidencia el peso que tiene la náutica al aportar riqueza a la Costa Brava. Porque, de hecho, la venta y el alquiler de embarcaciones, los amarres en los clubes náuticos y la gestión de las boyas, acaparan casi el 80% de todo este impacto económico, unos 455 millones de euros. “Son los pilares fundamentales”, concreta el autor del estudio, el economista y sociólogo Josep Milà.

En paralelo, el informe también pone cifras a los lugares de trabajo que genera la Economía Azul en el litoral gerundense. Sumando aquellos directos e indirectos, en la suma 7.025. Aquí, aparte de aquellos vinculados al sector náutico, más de 4.700, destacan también los que aporta la pesca, en concreto 1.199.

Por último, en cuanto a la parte cuantitativa, el estudio también analiza cuántos euros genera la Economía Azul en la Costa Brava. “De media, entre todos los sectores, por cada euro que se factura se generan 1,37 de indirectos; pero, en el caso específico de las náuticas, los amarrajes y las boyas, este impacto llega a multiplicarse por cinco”, subraya Milà.

Retos y riesgos

El estudio también recoge un listado sobre aquellos puntos débiles y amenazas que tiene esta Economía Azul. Entre otros, menciona el “peligro de sobreempleo y colapso” que puede tener la Costa Brava, “la imagen negativa” que esto puede acabar generando, la necesidad de garantizar un equilibrio entre actividades económicas y medio ambiente o la carencia de perfiles profesionales para cubrir determinados lugares de trabajo.

El presidente de la Cámara de Comercio de Palamós, Pol Fages, ha subrayado que el informe les pone deberes. Porque a partir de estas conclusiones habrá que impulsar políticas y buscar consensos entre todos los sectores para aplicarlas. “Hay que ir hacia un turismo más desestacionalizado, con una oferta más diversificada y desconcentrarlo de aquellos grandes municipios”, ha subrayado.

Por otro lado, el presidente de la Cámara de Comercio de Sant Feliu de Guíxols, Eduard Bosch, ha afirmado que “para fortalecer un turismo de calidad hay que apostar por la formación”. Y aquí, ha dicho que hay que adaptar los estudios a las necesidades que tienen las empresas por ejemplo, dentro del sector náutico, apostar por especialistas en motor y carpintería. Bosch ha recordado, además, que desde la Cámara de Sant Feliu se está trabajando para que el municipio tenga “una escuela náutica”.

Finalmente, el presidente de la Cámara de Comercio de Girona, Jaume Fàbrega, ha hecho hincapié en la necesidad de “romper el viejo paradigma que los puertos y la náutica contaminan” y vincularlos, cada vez más, con la economía verde. En esta línea, Fàbrega también ha reclamado la necesidad de romper la visión que los puertos viven de espaldas al municipio. “No son entidades independientes, sino que la oferta de los puertos es muy potente, y de retruque ayuda también a impulsar la economía de su alrededor”, ha insistido.

Endurecer la ley

El estudio que han impulsado las tres cámaras de comercio también alerta sobre el descontrol que puede suponer “el exceso de usuarios con poca cultura o formación náutica” en el litoral gerundense. Lo dice, sobre todo, en referencia a aquellos que alquilan embarcaciones y no respetan la normativa, un problema en el que también se incluyen, por ejemplo, las fiestas ilegales que se hacen en barcos.

El director general de Ports, Pere Vila, ha admitido que habrá que endurecer la ley, precisamente para evitar estas situaciones. “Es verdad que tendremos que tender a una regulación más específica, y esto acabará pasando por todas partes, porque se ha detectado mala praxis”, ha dicho Vila. Según el director general de Ports, el hecho de que para alquilar determinadas embarcaciones no haya que tener titulación, ha derivado en “un campo abierto” que ha comportado “casos flagrantes” de incumplimientos entre los que navegan “sin experiencia”.

“Llegará un momento, y creo que no será demasiado lejano, en que se empezará a necesitar una titulación aunque se vaya a alquiler”, ha afirmado Vila. “Y cuando llegue, todo el mundo lo tendrá que entender como una preservación de la seguridad y una mejora de la actividad”, ha concluido.

El informe sobre la Economía Azul en la Costa Brava lo han impulsado las tres cámaras de comercio gerundenses. Actualiza un estudio que se hizo ahora hace catorce años. Ha contado con el apoyo de Ports de la Generalitat, la Asociación de Puertos Deportivos y Turísticos de Cataluña (ACPET) y la Asociación de Empresarios de Comercio y Reparación de Vehículos y Embarcaciones (CORVE).

NOTICIAS SIMILARES

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Publicidad.

Noticias Destacadas

Otras noticias